“Me verás volar
Por la ciudad de la furia
Donde nadie sabe de mi
Y yo soy parte de todo
Nada cambiará
Con un aviso de curva
En sus caras veo el temor
Ya no hay fábulas
En la cuidad de la furia
Me verás caer
Como un ave de presa
Me verás caer
Sobre terrazas desiertas
Me desnudaré
Por las calles azules
Me refugiaré
Antes que todos despierten
Me dejarás dormir al amanecer
Entre tus piernas, entre tus piernas
Sabrás ocultarme bien y desaparecer
Entre la niebla, entre la niebla
Un hombre alado
Extraña la tierra
Me verás volar
Por la ciudad de la furia
Donde nadie sabe de mi
Y yo soy parte de todo
Por la luz del sol
Se derriten mis alas
Sólo encuentro en la oscuridad
Lo que me une
Con la ciudad de la furia
Me verás caer
Como una flecha salvaje
Me verás caer
Entre vuelos fugaces
Buenos aires se ve
Tan susceptible
Es el destino de furiasL
o que en sus caras persiste
Me dejarás dormir al amanecer
Entre tus piernas, entre tus piernas
Sabrás ocultarme bien y desaparecer
Entre la niebla, entre la niebla
Un hombre alado
Prefiere la noche”

Y una mujer alada prefiere la Buenos Aires que es eterna.

Anuncios